Palma se convierte en un centro cultural y empresarial

Los barrios de tendencia de la capital mallorquina entre otros son Monti-Sion y Santa Catalina. El casco antiguo sigue siendo interesante al igual que Portixol.

Stefanie Claudia Müller, Palma de Mallorca

Tim Wirth vive en Mallorca desde hace más de 20 años. Su corazón siempre estuvo conectado con Palma:

«Cuando llegué aquí, todavía era un poco provincial. Ahora, sobre todo, es un centro de negocios internacionales, casi más que una zona turística «.

Al abogado, que se ha especializado en inmuebles, le encanta caminar por el casco antiguo relativamente pequeño y tranquilo después del trabajo, donde uno puede ir de un bar a otro durante toda la noche, comer tapas y conocer a gente nueva e interesante.

La catedral es el símbolo de Palma, pero la capital de Mallorca tiene mucho más que ofrecer.

La catedral es el símbolo de Palma, pero la capital de Mallorca tiene mucho más que ofrecer.

Él recomienda, entre otras cosas, el restaurante «Casa Gallega», el bar Flexas en la calle del mismo nombre muy bueno con cosas pequeñas y ricas para comer. Wirth también anima a los fanáticos de Mallorca a venir a Palma en Navidad:

«La iluminación simplemente es preciosa y el ambiente es muy acogedor».

El Passeig des Born se convirtió en una lujosa zona de compras

Por ejemplo, el casco antiguo, donde hay muchos mallorquines y residentes.

«Y no hay coches, eso es bueno; ahora en ciertos lugares de Palma se pierde la sensación de que estás en una isla de vacaciones»,

En Navidad, el Passeig Born está decorado e iluminado festivamente.

dice el nativo de Lübeck. El Passeig des Born, donde él tiene su despacho, es una de las zonas de la capital mallorquina más animada. Aquí, sin embargo, los alquileres también están en el sector de lujo.

Los alquileres de apartamentos se han estabilizado en 13,80 €/m2

«Antes había tiendas de Zara y Mango, ahora son de Bulgari y Luis Vuitton»,

dice el abogado alemán. En esta zona y en los alrededores se tenía que pagar mínimo 1.500 € de alquiler por un piso de tres habitaciones. Apartamentos de una habitación se pueden encontrar a partir de 750 €. Para pisos más grandes y bien reformados, sin embargo, el alquiler mensual puede ser de hasta 4.000 €.

Los precios de alquiler y compra en Palma vuelven al nivel del año anterior

«Los precios del metro cuadrado han vuelto a niveles previos a la crisis de 2007. Eso quiere decir que son altos»,

dice Wirth. Sin embargo, según las estadísticas oficiales, los alquileres se han estabilizado en los últimos dos años. Aún así,

«En algunos vecindarios y calles, los propietarios de casas prácticamente están especulando sobre los precios del alquiler para obtener grandes beneficios debido a la alta demanda. Sin embargo, el gobierno local ha respondido con restricciones drásticas a los alquileres vacacionales en el centro de la ciudad «,

dice Wirth.

Los palacios de las ciudades antiguas y las casas patricias en Palma son proyectos de inversión codiciados. A menudo son reformados de lujo y se venden como apartamentos de nuevo más caros.

Wirth está completamente satisfecho con la exclusiva ubicación de su bufete, que encontró hace muchos años. A sus clientes no solo les resulta fácil encontrarle, a sus empleados ir rápidamente a la heladería italiana, a la cafetería, a comprar o a sentarse en algún lugar para brevemente almorzar sino que Wirth también puede ver la cabalgata tradicional de los Reyes Magos en la tarde del 5 de enero y otras festividades cómodamente desde su balcón. Ahora, el alquiler de balcones para esas ocasiones se ha convertido en un verdadero negocio en las ciudades de España, que algunos propietarios en Palma ya han descubierto.

 

El turismo de masas molesta a los locales

Desde los balcones como el del despacho de Wirth, se han podido ver protestas civiles que han ido en aumento, y cada vez más tienen que ver con el turismo de masas, que afecta principalmente a Palma. Especialmente los numerosos cruceros son molestos para los comerciantes y residentes. El año pasado fue un 4,3% más que en 2017. El año pasado, alrededor de 844 de estos cruceros entraron en puertos de las Islas Baleares, la mayoría en Mallorca.

Esto irritó incluso a personas tolerantes como Wirth, que, al igual que muchos otros residentes y personas que viven en yates, le gusta hacer footing por las mañanas en el puerto:

«Por el turismo de cruceros, la ciudad de repente está invadida literalmente durante algunas horas con miles de turistas, lo que no ayuda mucho al sector gastronómico ya que son turistas que vienen con un servicio de todo incluido y Palma está obstruida por horas «.

 

En 2017, el gobierno balear intentó desacelerar este tipo de turismo masivo en Palma aumentando el impuesto ecológico, que ahora también tienen que pagar los turistas de cruceros. Pero por el momento, el éxito es más bien poco. Para el inglés Paul Jessup, el control del turismo masivo será el mayor desafío de España en los próximos años:

«El país tiene que cambiar el modo de pensar y redirigir la oleada de gente»,

dice el consultor de empresas que está involucrado en numerosos proyectos turísticos y medioambientales.

Palma es un destino popular para los cruceros por el Mediterráneo. En el año 2018, 844 de estos gigantes flotantes atracaron en el puerto.

Muy relacionado a esto está el problema de la movilidad: el alquiler de patinetes eléctricos, bicicletas, etc. produce un caos en las aceras y calles de Palma. Por lo tanto, el gobierno local ha restringido su circulación a través de nuevas leyes después de algunos accidentes de tráfico que involucraron a peatones.

También es cierto: en Palma se encuentra todo lo que se necesita

La suiza, Mercedes Korzeniowski, no considera Palma una ciudad para vivir con la familia debido a los problemas de tráfico durante la semana, pero ella ama la capital principalmente por su gran oferta de ocio, que disfruta especialmente los fines de semana:

«La ciudad es ideal, para experimentar un sábado con teatro, buenos restaurantes y música «.

A ella le encanta recorrer con su hija no solo las tiendas, sino también el barrio judío o árabe de Palma:

«Muchos ni siquiera conocen esta cara de Palma».

El antiguo barrio árabe en el barrio del castillo de Al Mudaina es una de las zonas residenciales más deseables del casco antiguo.

La experta en marketing recomienda un paseo por las calles del Palau Reial, Victoria, Santo Domingo y Costa de la Seu, donde también hay muchos yacimientos arqueológicos:

«Pero también vale la pena visitar la Catedral de Palma»,

dice esta residente de 49 años.

Wirth también recomienda la Catedral de Santa María a cualquiera aunque no suela ir a la iglesia:

«Especialmente en Navidad, hay un ambiente muy musical».

La misa de gallo también se lleva a cabo en alemán y se cantan canciones de todo el mundo. Este año, la soprano Waltraud Mucher, el trompetista José Miguel Asensi y el organista Klaus Sehling prepararon, por decirlo de alguna manera, a la comunidad para la Navidad. Esta vez se unió a ellos un organista de la Universidad de Harvard de los Estados Unidos, Carson Cooman.

Gracias a la catedral, construida en el siglo XIII, la capital de Mallorca ha sido durante mucho tiempo más que un destino de compras para los días de mal tiempo.

El tercer año del festival de cine en Palma

Alrededor de la imponente obra, llamada simplemente «La Seu» (la sede episcopal) en mallorquín, no solo pasean ricos de Hamburgo y Múnich por las callejas, sino que ahora también ahí quedan artistas de todo el mundo, en verano e invierno.

Sandra Seeling Lipski es una de ellas. Ella es actriz. La alemana nació en Berlín, pero se crió en Mallorca. Seeling Lipski va y viene entre la isla y L.A., donde está casada. La actriz es la organizadora de «Evolution! Mallorca International Film Festival (EMIFF) «, que desde hace unos años se celebra en otoño, una vez al año en Palma:

«Entre la ópera, los mejores hoteles y otros lugares, estamos organizando un evento que ahora atrae a artistas con fama mundial «

—dice con orgullo.

Este año el festival tendrá lugar por octava vez del 24 al 30 de octubre. Seeling Lipski se beneficia con su festival no solo por el enorme atractivo internacional de la isla, sino también por el dinero que hay ahí. Por supuesto, solo puede financiar el show con patrocinadores y en Mallorca hay muchos ricos.

Los actores y directores no solo vienen por el festival, sino también porque se ha convertido en un lugar de networking en Palma. Los barrios de moda como Portixol son muy populares entre los visitantes del festival. Aquí, el alquiler para pequeños apartamentos junto a la playa sube a más de 2000 € al mes. En cuanto al alquiler vacacional, una noche en un apartamento de 2 habitaciones cuesta a partir de 200 €.

Portixol mola, incluso con los precios

El antiguo barrio de pescadores Portixol, que todavía tiene una estructura como de un pueblo, ha ganado un enorme impulso en los últimos años. No solo hay pequeños hoteles preciosos y bares de playa, sino también largos tramos junto al mar para hacer patinaje, ciclismo y footing.

El antiguo distrito pesquero de Portixol es ahora una de las mejores direcciones de Palma.

Ubicado delante de los pueblos de bullicio, Playa de Plama y Arenal, aquí el turismo masivo apenas es perceptible. Las casas son muy pequeñas y bajas. Sin embargo, si desea comprar una propiedad aquí, no es fácil: casi no queda nada en primera línea de playa y si se ofreciese algo en venta no será por debajo de un millón de euros. En las calles más retiradas, el barrio es más barato, pero no tan atractivo.

Santa Catalina es el barrio más diverso de Palma  

Si le gusta un barrio más variado y animado que Portixol, entonces Santa Catalina es el lugar para usted. Aquí aún hay propiedades por debajo de un millón de euros lo que también se debe a que era un tradicional barrio de trabajadores, donde viven muchas personas de diferentes nacionalidades.

Alrededor del mercado, la vida sigue siendo relativamente barata. Pero todos los inmuebles cerca del mar, cuestan a partir de medio millón de euros, los precios suben hasta 2,5 millones de euros.

«A quienes les gusta lo auténtico y lo multicultural, han acertado con esta zona»,

dice Wirth.

El «Mercat de Santa Catalina», especializado en tapas, es el centro vibrante del distrito de inmigrantes, rodeado de numerosos cafés, bares y tiendas de decoración extravagantes. Los sábados a las 13 horas, los mallorquines suelen ir al mercado, toman un cava, un vermut o una copa del vino blanco local, cada vez más popular.

Se sirven aperitivos y quien quiera, luego puede ir, generalmente algo “alegre”, directamente a las discotecas que abren por la tarde. Cualquiera que no quiera comer de pie en el mercado, puede probar el cercano restaurante internacional «Duke». Ellos ofrecen variedad, una mezcla de todos los estilos.

Lo que es bueno rara vez sale barato: eso también aplica a la zona de la Plaça Cort y Monti-Sion

Cualquiera que busque una propiedad en el moderno barrio cerca de la Plaça Cort o Monti-Sion en el centro de Palma, ahora también tendrá que pagar un precio alto, aunque se encuentren pocos turistas en este barrio. No hay muchos bares y restaurantes. Los precios de las casas pueden llegar hasta los 13 millones de euros dependiendo de la ubicación y si tiene o no vistas al mar.

Si camina por la Plaça Cort alrededor del antiguo ayuntamiento, cruza la plaza de Santa Eulàlia y continúan hacia el este de Palma, llegará al barrio de Monti-Sion. Aquí el visitante se encuentra con una animada escena artística, patios encantadores y tranquilidad.

El puerto está justo enfrente, por lo que algunos de los apartamentos tienen vistas al mar. Si quiere alquilar un ático como vivienda vacacional, tendrá que pagar entre 100 y 350 euros, a partir de mayo. La reforma de las antiguas casas unifamiliares se realizó en parte con tanta atención al detalle que la estancia no tiene nada en común con los apartamentos estándar de Airbnb, que están mal vistos en Palma y que apenas se pueden ofrecer.

El casco antiguo siempre está de moda

Quienes quieren estar directamente en el casco antiguo de Palma, como propietario o turista, naturalmente tiene los bares al lado, pero también el ruido y la basura los fines de semana. En las calles estrechas no se puede acceder con coche y no hay aparcamiento en la calle. Ni con la bicicleta se puede pasar por ahí.

Netty Karabulut las ama de todos modos. Ella ha vivido en Mallorca durante mucho tiempo y especialmente recomienda ir al «Mercado de San Juan» en el centro de la ciudad, un mercado semanal y de alimentación en el antiguo matadero «S’Escorxador». Como en Madrid, debería convertirse en un centro cultural: «Pero como tal aún no funciona del todo», revela Wirth. Sí que hay una buena oferta de películas de autor en las salas antiguas.

Kalabuth ama el ajetreo y el bullicio en el antiguo matadero:

«Todos los días desde las 12 de la mañana hasta la medianoche, aquí hay mucha marcha, los fines de semana hasta las 4 de la mañana».

Para esta mujer de 45 años, el paseo marítimo de Palma también es muy atractivo como un lugar para salir y vivir. Aquí también hay una de sus discotecas favoritas, el «Titos».

En las primeras horas de la mañana el Paseo Marítimo es tan tranquilo.

Frente a los cientos de yates de todo el mundo y los cruceros ocasionales se encuentra el Café Capuccino con fama mundial, que también tiene una sucursal en el Passeig des Born. Aquí, sin embargo, no solo los camareros, sino también los precios son de primera clase.

Palma se ha convertido en un lugar caro

Básicamente, Palma ya no es barata, especialmente para quienes residen aquí. Sin embargo, aún se pueden conseguir algunas gangas, incluso en el casco antiguo, donde aún queda mucho por reformar. Dada la enorme escasez de viviendas para el creciente número de personas que trabajan en Palma, se espera que los alquileres aumenten en lugar de disminuir en cualquier caso. Pero el abogado para inmuebles Wirth advierte a los propietarios:

«Quien no alquila a los turistas, sino a los locales, debe ser consciente de que muchos no pueden pagar estos precios con los salarios actuales». Con las rentas permanentes no se debe especular «.

 

Porta Mallorquina planea montar una segunda oficina inmobiliaria en Palma

El director de ventas de Porta Mallorquina, Thorsten Kaiser, confirma la popularidad de la capital entre los inversores. Especialmente la parte occidental con Santa Catalina, El Terreno y Bonanova es muy popular entre los compradores extranjeros. Debido a la gran demanda, Porta Mallorquina ha dividido Palma en dos territorios de ventas.

Ya en otoño de 2019, se abrirá una nueva tienda inmobiliaria de Porta Mallorquina en la parte occidental de Palma.

La oficina en la calle Conquistador se encarga del casco antiguo y la parte oriental de Marratxí en el norte y C’an Pastilla en el este, las áreas del oeste en Cala Mayor y hasta Son Vida se convirtieron en otra zona de ventas. Maxi Kümpel y Kent Steinbach son socios franquiciados en la región de Palma-Oeste desde el 1 de marzo, y planean abrir otra oficina en el Paseo Marítimo para otoño.

Los comentarios están cerrados.