El sueño de tener una propiedad vinícola

Para los fanáticos de Mallorca importan cada vez menos las vistas al mar, ellos quieren entrar en el mundo de la “agricultura”.

Stefanie Claudia Müller, Palma de Mallorca

Klaus Heinemann es un exitoso empresario, consultor y miembro de numerosos consejos de supervisión en Alemania. Para él, Mallorca es un lugar de descanso entre sus numerosos encuentros y viajes. Este alemán con una empresa con sede en la isla representa una nueva tendencia.

Mallorquin por elección Klaus Heinemann realizó su sueño en la isla de tener su propia bodega. Imagen: Stefanie Müller

Mallorquin por elección Klaus Heinemann realizó su sueño en la isla de tener su propia bodega. Imagen: Stefanie Müller

 

El deseo, no solo de tumbarse en la playa, sino de unirse realmente a la vida local y a los isleños. Los directivos estresados ​​como él quieren crear un verdadero hogar en Mallorca.

“Cualquiera que haya vivido junto a la playa por unos años, a menudo le atrae el interior de la isla, porque anhela tener más tranquilidad y menos bullicio de turistas y al mismo tiempo también quiere montar algún negocio propio en la isla” —

Thorsten Kaiser, Director de Ventas de Porta Mallorquina explica esta nueva tendencia.

Hay que saber vivir en el campo

Qué mejor manera que la agricultura. Sin embargo, la vida en las aldeas mallorquinas o en una finca no se puede comparar con vivir en un apartamento junto a la playa en El Arenal o Andratx, donde casi solo viven extranjeros y donde el mar está siempre presente. El visitante ocasional de la isla busca exactamente esta situación, porque quiere desconectar y se siente privilegiado de poder huir de la Alemania gris hacia una soleada vida vacacional.

Por este motivo, según un estudio de Porta Mallorquina, las propiedades con vistas al mar, por ejemplo, son un 57% más caras en el sur que las que tienen vistas a otra casa o al interior de la isla.

Alrededor del 15% de recargo se debe a la vista codiciada del Mediterráneo,si la propiedad está en la primera línea, es en promedio alrededor de un tercio más caro

Alrededor del 15% de recargo se debe a la vista codiciada del Mediterráneo,si la propiedad está en la primera línea, es en promedio alrededor de un tercio más caro

Heinemann, que habla perfectamente español, no es uno de los alemanes que buscan este sentimiento. En 2011 compró una finca de seis hectáreas cerca de Montuïri, donde ahora está cultivando con éxito Chardonnay.

La bodega de Klaus Heinemann en Montuiri. Imagen: Stefanie Müller.

La bodega de Klaus Heinemann en Montuiri. Imagen: Stefanie Müller.

Su nuevo hogar está ubicado entre los productores de vino y aceite de oliva de Mallorca, a quienes se ha unido:

“Sabía que todo esto tenía que ser rentable, por lo que no hay otra opción que hacerlo en la cooperativa con otros y asesorarse muy bien antes de tomar la decisión” —

dice Heinemann. Juntos cosechan y prensan las aceitunas y el vino:

“De esta manera compartimos los costos y también puedo confiar en su experiencia, ya que soy un novato en el negocio”.

La viticultura con los lugareños, una empresa conjunta

Mientras que la industria del vino en la isla a finales del siglo XIX experimentó un declive debido a la filoxera y en los años 60 por razones económicas, hoy en día el negocio está en auge como nunca antes, principalmente gracias a las inversiones alemanas. Los solventes conocedores de vinos entre los turistas ayudaron a revitalizar el negocio, dice el viticultor Andreu Olivier de Can Majoral:

“Vendemos el 75% de nuestra producción directamente en la isla”.

Y eso a pesar de que el vino mallorquín es más caro en comparación con otros vinos españoles. Pero los 14 millones de turistas al año cada vez más recurren al vino local, aunque la botella suele costar entre 10 y 30 euros en la venta directa, sin mencionar los precios en los restaurantes.

El anhelo de probar el auténtico sabor de los productos isleños también ha permitido que otras ramas agrícolas en Mallorca vuelvan a florecer:

“Es por eso que, por ejemplo, los mercados agrícolas están en auge” —

opina Heinemann. Las cooperativas, casi muertas hace unas décadas debido a la falta de negocios, están experimentando una auge con el deseo de los turistas por productos orgánicos, lo que también ayuda a crear empleos en la isla que no tiene que ver con la economía vacacional estacional.

También en la viticultura, la mayoría de los extranjeros como Heinemann confían en los lugareños para cultivar su vino. Su finca, por ejemplo, no solo cuenta con la experiencia de sus vecinos, sino también con la del viticultor Carlos Feliú, que proviene de una de las familias más tradicionales del negocio de la vid mallorquina. Él también le ayudó a Heinemann a obtener el certificado de Demeter para vino orgánico que es muy difícil de conseguir. Después de la cosecha, él prensa la uva para el alemán y embotella el vino:

“El año pasado vendimos unas 1600 botellas a restaurantes, hoteles y yates. Este año serán 3000 botellas ” —

dice Heinemann con orgullo.

Ganar dinero con el agroturismo

Pero no solo la bodega, sino también el sueño de ser dueño de un hotel atrae a muchos extranjeros que viven en Mallorca. A veces también combinan ambas cosas. Además del conocimiento del sector y el dinero necesario, las buenas relaciones con las autoridades locales son importantes.

En tales inversiones que posteriormente se utilizarán como comercio turístico, la ubicación de la finca es primordial. No se recomiendan lugares totalmente solitarios. Asesorarse bien es de suma importancia, porque el nuevo Gobierno de Baleares es muy restrictivo con la concesión de licencias para casas de huéspedes y alquileres vacacionales.

“También es aconsejable averiguar exactamente si la propiedad tiene todos los documentos y permisos válidos que permitan una reforma o ampliación”,

advierte el asesor inmobiliario alemán Matthias Meindel, quien compró una casa en el pueblo de Inca y ahora está considerando abrir una pequeña pensión en el interior de la isla. Porque ahí, una empresa mediana como la de él todavía puede realizar este sueño. Los precios por metro cuadrado ascienden a un promedio de 3.000 euros, siendo la mitad de lo que se requiere en Palma y sus alrededores, según el último nivel de precios de Porta Mallorquina.

Porta Mallorquina actualmente tiene un hotel rural en venta en el corazón de la ciudad de interés turístico, Alaró, no lejos de la bodega mallorquina más famosa, José Ferrer en Binissalem. La finca en la Sierra de Tramontana tiene 8 habitaciones dobles, un restaurante, varios comedores y una piscina. Construida a finales de 1790, la casa ofrece vistas a Alaró y a las montañas. Lo que los turistas aprecian especialmente es la tranquilidad y la naturaleza. Una gran cocina industrial, un sótano, varios trasteros y un aparcamiento privado permiten una oferta atractiva para los huéspedes.

Con la calculadora de beneficios de Porta Holiday (Porta Holiday Returns Calculator) se pueden calcular los ingresos potenciales de los alquileres vacacionales.

La viticultura no es para principiantes

La cooperación con los lugareños es indispensable. Incluso el naturópata alemán Michael Popp  hace casi 20 años confió en los consejos de los mallorquines cuando decidió convertir una granja de gallinas en una propiedad vinícola. Ahora su vino “Stairway to heaven” es uno de los más vendidos en la isla.

Pero el camino era pedregoso, también porque el propietario de Bionorica no tiene tiempo para cuidar de la propiedad al 100%. De eso se encarga el enólogo Gaspar Amengual con un equipo de 20 personas. Él garantiza la calidad de las 180.000 botellas que el Castell Miguel pone al mercado cada año. El italiano Michele Baldassarre es el nuevo gerente del restaurante, que solo abre a medio día. En diciembre, también se gana dinero con la propiedad al organizar un impresionante mercado navideño.

Quien quiera probar con la viticultura, puede hacerlo en una propiedad en venta en Artà. Aquí ya existe una producción de vino, que actualmente no llega a más de 1000 botellas por año y no de particularmente buena calidad. La producción se puede ampliar hasta 5000 botellas, lo que corresponde a una industria vinícola muy pequeña. Pero todo comienzo es difícil y puede ser un buen punto de partida para una propiedad vinícola real como la de Michael Popp.

La finca de ensueño en Artà también tiene su propio viñedo.

La finca de ensueño en Artà también tiene su propio viñedo.

Pero Jaime Sancho, experto en ventas de vino, advierte acerca de inversiones demasiado altas:

“El cultivo del vino en Mallorca no es fácil debido a las condiciones climáticas, la infraestructura no es ideal y hasta ahora el exportar vino es complicado, ya que la relación calidad-precio no es especialmente buena”.

Financiación colectiva a través de apadrinar cepas

Es por eso que antes de aventurarse en este negocio se debe mediar bien, porque la viticultura requiere mucha paciencia. Alexandra y Sören Grahe no son millonarios como Michael Popp. Ella trabaja en recursos humanos y el es controller. El matrimonio sin hijos ha cumplido su sueño de ser viticultores, por decirlo de alguna manera “a plazos” y solo junto a una empresa experimentada.

Hace seis años, primero compraron una casa en Sineu y hace dos años compraron el viñedo de allí por 80.000 euros. El experto financiero Sören Grahe ha calculado exactamente el riesgo. Actualmente lo están financiando con capital propio y patrocinios para las vides, no pidieron préstamos.

Crowdfunding para la vid. La pareja Grahe financió sus viñedos con patrocinios. Imagen: Alexandra y Sören Grahe

Crowdfunding para la vid. La pareja Grahe financió sus viñedos con patrocinios. Imagen: Alexandra y Sören Grahe

Los patrocinadores pagan entre 50 y 1.420 euros al año y luego tienen derecho a un cierto número de botellas de vino, que luego serán enviadas por correo. También es posible pagar una cantidad única para patrocinios de 3 a 10 años. Sin embargo, el primer vino estará disponible en 2022, pero la pareja simpática de Hamburgo ya ha convencido a 63 personas de su idea.

Además del patrocinio de la vid, también venden el ambiente. En el viñedo hay una pequeña casa de campo donde los Grahe invitan a comer tapas y todos pueden admirar su vid con una placa con su nombre.

La pareja Grahe financia su sueño de ser un viticultor en Mallorca con ideas innovadoras. Imagen: Alexandra y Sören Grahe

La pareja Grahe financia su sueño de ser un viticultor en Mallorca con ideas innovadoras. Imagen: Alexandra y Sören Grahe

Además, el diseño individual de la sección de campo “arrendada” es posible, así como un etiquetado propio de las botellas.

“Si no funciona, se puede vender la propiedad” —

dice Alexandra Grahe. Pero si a partir de 2022 entra dinero, entonces los dos quieren mejorar la pequeña casa y el horno, instalar baños y crear un lugar apropiado para eventos en su viñedo. A la mujer de 48 años le brilla la cara:

“Es una experiencia única y ya ha valido la pena, no importa el beneficio obtenido”.

 

 

Los comentarios están cerrados.