Mallorca: El escenario perfecto

Ya sea en el sur, en el este o el oeste: la filmación de películas, series y spots publicitarios en las Islas Baleares está de moda. Y el que tiene una casa cerca de un éxito de taquilla o actor conocido, puede beneficiarse con esto.

Stefanie Claudia Müller

En 2019, Mallorca fue el escenario unas 300 filmaciones: desde simples sesiones de fotos, spots publicitarios y cortometrajes; hasta series de televisión completas, como el drama policíaco de la BBC «The Mallorca Files». «The Night Manager», basada en la novela homónima de1993 de John le Carré, también fue rodada en Mallorca. El propio autor elogia la isla, que es el lugar ideal para su protagonista:

«en las estribaciones del norte encontramos el paraíso para un hombre rico como Richard Roper.»

Allí se refiere al fuerte de Sa Fortaleza cerca de Pollença, una de las propiedades más caras de España. Otras locaciones en Mallorca para esta exitosa mini-serie fueron Cala Deià, Port de Sóller, la Península de Formentor y la Bahía de Pollença.

Bahia de Pollensa

Bahia de Pollensa

Pero también el centro de Palma aparece una y otra vez en el cine: El Palacio March, la plaza Drassana, el Passeig Mallorca o la Iglesia de Santa Eulalia. Pero no son solo los extranjeros los que se sienten atraídos por la isla. Se espera que el director español Benito Zambrano filme este año la novela «Pan de limón con semillas de amapola». El escenario principal será Valldemossa, otro destino popular de la isla y el hogar de muchas celebridades, incluyendo la famosa familia de Kirk y Michael Douglas.

Valldemosa

Valldemosa

¿Quién no querría comprar una casa o un apartamento donde se ha filmado una serie famosa o una película taquillera; o mejor aún: donde vive una estrella de cine? Esto, además de ser por sí solo muy interesante, también es rentable al momento de una posible venta. Aunque las transacciones de propiedades en las Islas Baleares cayeron un 10,9% en 2019 con respecto al año anterior, según datos del INE; los precios siguen subiendo en algunos casos, como muestra el nuevo estudio de Porta Mallorquina.

Y esto también se debe a que, aunque la popularidad de la isla se mantiene intacta, el público se está volviendo cada vez más exigente. El turismo masivo en la isla también está disminuyendo un poco debido al ya alto nivel de precios. Pero también el gobierno de la isla ha arruinado un poco la diversión para los solteros y clubes con restricciones estrictas en lugares como el Ballermann o Magaluf. El turismo alemán low-cost se ha desplazado a otros lugares, entre ellos Croacia y Turquía, mientras que Mallorca se está convirtiendo cada vez más en un favorito para propietarios de inmuebles vacacionales y para empresarios.

Mallorca ofrece locaciones de ensueño y mucha luz

La creciente exclusividad de las Islas Baleares ha tenido un efecto positivo no solo en la naturaleza de la isla, sino también en la economía.

«Están muy de moda con las productoras. 2019 ha sido un año récord,

dice Pedro Barbadillo, director de la Mallorca Film Commission, que ha contribuido al éxito actual de la isla con sus años de compromiso para tramitar permisos de rodaje sin problemas. Han llegado solicitudes de la industria casi todos los días, principalmente para producciones españolas, alemanas y británicas. También equipos de rodaje de Irlanda, Suecia, México, Estados Unidos, República Checa, Dinamarca, Suiza y Japón también estuvieron activos en las islas en 2019. Para los propietarios de chalets vacacionales, este desarrollo es otro plus cuando se trata de alquilar o una posible venta. La conclusión es simple: donde una productora ha filmado una película exitosa, debe ser un lugar muy bonito. Otra ventaja: millones de personas ya han visto estas imágenes, así que hay un valor de reconocimiento. Además, las productoras siempre están buscando casas o apartamentos donde puedan rodar. Por lo general, pagan miles de euros por cada día de rodaje. Esto significa que se puede ganar algo extra con esto:

«pero también ponen la casa completamente patas arriba»,

sabe por su propia experiencia el compositor español de música para televisión Manuel Villalta.

En toda la industria también hay más y más eventos. En octubre, por ejemplo, se celebrará por novena vez el «Evolution Mallorca International Film Festival» (EMIFF). Sandra Lipski, la organizadora, viaja constantemente por motivos personales y profesionales entre la isla y Los Ángeles, donde la actriz tiene su casa: en los últimos 3 años, se han realizado 2 largometrajes y más de 10 cortometrajes en la isla a través de encuentros en el EMIFF.

«Con una red internacional, generamos atención global y hacemos saber a los cineastas de todo el mundo que en Mallorca pueden encontrar de todo: equipos, estudios, técnicos y la ubicación perfecta»,

dice esta mallorquina de nacimiento con pasaporte alemán. Con más de 300 días de sol al año y muy buenas conexiones de vuelo con las principales capitales europeas, Mallorca se ha convertido en uno de los lugares de rodaje más populares de España en los últimos años.

Tramuntana, Banyalbufar, Portitxol y Port Adriano: las locaciones más populares

Para los que no saben dónde quieren rodar o necesitan ayuda con la producción, son asesorados por la «Mallorca Film Commission» del Consell de Mallorca.

«Ofrece su apoyo a las producciones y también explica cómo la ventaja fiscal del 20% se puede utilizar para el rodaje»,

dice Lipski. Una de las productoras locales más famosas es Palma Pictures, que también actúa como intermediario. Informan que en 2018 registraron un aumento del 14% en las ventas y ha continuado aumentando en 2019, a pesar de la crisis económica en Europa. La mayoría de las producciones en la isla mediterránea se filman en las montañas de la Sierra de Tramuntana o en los pequeños pueblos del interior de Mallorca, y por supuesto también en las muchas bahías pequeñas. La popular serie “un verano en Mallorca” se filmó principalmente en Banyabulfar, ubicada al sureste de la Sierra de Tramuntana.

Cala Ratjada – Shutterstock_534615091

Cala Ratjada – Shutterstock_534615091

Palma Pictures cree que la isla es solicitada como lugar de rodaje sobretodo debido a sus muchos paisajes diferentes, ya que hay de todo, desde desierto hasta montañas. La mezcla de tradición e innovación creativa también es única. En los años cincuenta, estrellas de Hollywood como John Wayne y Audrey Hepburn descubrieron las Islas Baleares como un refugio de los papparazi. Fueron seguidos por las estrellas europeas, incluyendo a Til Schweiger y Veronica Ferres. Cantantes como Peter Maffey ahora tienen muchos proyectos allí y pasan más y más tiempo en las islas, porque todavía es posible un cierto aislamiento. La región de Mallorca con mayor número de celebridades es el suroeste. Solo el conocido actor alemán Uwe Ochsenknecht ha sido atraído al otro lado de la isla, al pintoresco Santanyí, donde incluso tiene un bar con un amigo.

 

Escribe una respuesta