3 Propiedades en Deià para vender

1
Otros pueblos:
Villa en Deià

Deià, Magnífica propiedad en Deià con vistas espectaculares y a minutos del mar

850 m²

6.200 m²

6

€ 6.500.000,-

Casa en Deià

Deià, Casas de pueblo en un complejo residencial de nueva construcción en Deià

100 m²

100 m²

3

a consultar

Casa en Deià

Deià, Estilosa casa de pueblo en Deià

176 m²

148 m²

3

€ 660.000,-

1

Porta Mallorquina - su agente inmobiliario para Deià!

¿Quiere comprar un inmueble en comprar en Deià, o tiene alguna pregunta referente a nuestra oferta de propiedades en en Mallorca? ¿Todavía no ha podido encontrar su Casa de ensueño en Deià? Llámenos al +34 971 698 242, o envíenos un correo electrónico: . Nuestros asesores comerciales de Porta Mallorquina en Deià con mucho gusto le asesorarán y encontrarán su propiedad de ensueño.

Deià y alrededores:

Deià puede presumir de ser conocida como el „pueblo de artistas“ de Mallorca. Ya en la Baja Edad Media venían de visita a Deià los miembros del famoso clan italiano Visconti. Ellos construyeron allí una villa señorial llamada „Força i manya“ – Fuerza y habilidad. Este „Palacio Forsimany“ sigue de pie hoy día. Deià adquirió la reputación de ser una colonia de artistas en el siglo pasado. En 1929, el entonces poeta conocido mundialmente Robert Graves compró la finca „C’an Alluny“, en la que vivió hasta 1985. En su cuerda de arrastre, tanto pintores (Pablo Picasso), como músicos (Jimi Hendrix) y actores (Peter Ustinov y Ava Gardner) encontraron la belleza de este pintoresco pueblo y vivieron allí durante un tiempo.

Bienes inmuebles en Deia

La prominencia del siglo pasado se vivía en correspondientes villas y Fincas fincas confortables, cuyos estándares no podían alcanzar las clásicas casas de pueblo. Mientras tanto, la oferta inmobiliaria en Deià ha crecido gracias a trabajos de rehabilitación muy dedicados y va desde encantadoras casas de pueblo, pasando por pequeñas casas muy bonitas con comodidades modernas, hasta villas representativas o fincas con impresionantes vistas al mar. Los colores, las vistas y el ambiente general del pueblo forman una atmósfera creativa que hasta el día de hoy inspira a artistas y creadores. Por eso continuará la larga tradición de pintura en Deià, de la mano de artistas internacionales, aficionados talentosos y escuelas de pintura. Los resultados de este arte pueden examinarse detalladamente en las numerosas exposiciones que están esparcidas por todo el pueblo.

Sa Foradada bei Deia

Playa de noche de Sa Foradada en Deia

Historia de Deias

Deià, del árabe „Al daia“ (El pueblo), era para los moros de ese entonces un importante productor de cereales, verduras y frutas. En los bancales, que se originaron en esta época de la desarrollada horticultura árabe, todavía hoy crecen magníficas verduras, olivos, cítricos y almendros. Después del derrocamiento de los moros, los monjes Bernardinos se mudaron al pueblo. En esta época la localidad contaba con casi 1.000 habitantes, una cifra que hasta hoy no se ha vuelto a alcanzar (aprox. 600).

Hasta comienzos del siglo XIX Deià estuvo plagada de ataques piratas. Por este motivo, todos los caminos y callejuelas conducen a través de muchas curvas por las casas construidas en piedra natural hasta la iglesia-fortaleza „San Juan Bautista“. En esta iglesia parroquial, que está dedicada a Juan el Bautista y cuyo campanario proviene de un torreón medieval, los habitantes de Deià y de las fincas cercanas podían buscar refugio de los piratas. El cementerio, en el punto más alto de las montañas, ofrece al visitante una vista panorámica verdaderamente espectacular.

Por un lado los gruesos picos boscosos de las montañas de Teix (1064 metros), a cuyos pies están las terrazas de piedra cosechadas con fruteros, olivos y y majestuosas palmeras reales. Luego abajo está el pueblo con los grises muros y los tejados rojos, una finca aquí y allá. Por el otro lado los dentados acantilados de la costa donde se rompen las olas y atrás el azul puro e infinito del mar. Un paseo por el cementerio, donde se encuentran en las tumbas muchos otros nombres conocidos además de Graves, deja que nuestro pensativo visitante emprenda el camino de regreso al pueblo con un matiz reflexivo.

Hotel „La Residencia“

Quien quiere permitirse un mimo de lujo debería hacer una parada en el elegante albergue „La Residencia“. Aquí, en las dos casas señoriales restauradas del siglo XVI y XVII se ponen de nuevo a flote los cuerpos torturados por el estrés con masajes, baños y atenciones para el bienestar.

En el restaurante adjunto con estrella Michelin se puede disfrutar un refinado banquete, luego dirigirse al hermoso parque y vivir una vida tranquila sin preocupaciones en Deià